viernes, 20 de abril de 2012

Cuando el sol se apague

Imagen diseño exclusivo by Aurora©

En la noche más negra, la luna, ajena a la tragedia, se divierte jugando al escondite con el único superviviente de la Tierra que permanece acurrucado, completamente inmóvil, esperando su turno. Sabe que no podrá escapar. Tampoco quiere. ¿Qué sentido tendría vivir en un mundo sin vida?  Y suplica a ese Dios, en el que nunca creyó, que aligere su agonía mientras la luna lo arropa con su manto de luto infinito. 

 Concurso Minificciones en Cadena (8ª quincena de 2012) de Triple C.

20 comentarios:

  1. Lo leí, claro, y lo seleccioné con todo placer. Un gran trabajo, compañera microrrelatista!!!!

    Feliz fin de semana

    ResponderEliminar
  2. Uy muy bueno, haz descrito muy bien el espíritu de las circunstancias y no puede un evitar imaginarse el entorno a través de tus palabras, muy bonito cuento MJ :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Celebro que te guste, Gabriel.
      Muchas gracias.

      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Cuánta soledad se percibe en el texto. Solo en el mundo. Demasiado duro.
    Me ha gustado mucho, MJ. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Extremadamente duro, sí.

      Un beso, Sara.

      Eliminar
  4. Esa frase de comienzo de esta quincena ha dado lugar a micros tristes y apocalípticos. Es un texto duro, pero la luna le da un toque de lirismo que suaviza un poco ese fin del mundo. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La luna es una gran musa poética. Totalmente de acuerdo, Mar.

      Un beso.

      Eliminar
  5. Cuando el sol se apague me gustó mucho, por su brevedad, por la angustia vital del único ser que nos queda. Todos somos supervivientes de algo, y lo llevamos muy dentro, agazapado hasta que la luna brille o el sol enmudezca.

    Muy chulo, de verdad.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, Laura.
      Me alegro de que te haya gustado :-)

      Un beso.

      Eliminar
  6. MJ, este relato apocalíptico te quedo muy bien.He visto claramente esos últimos días agónicos del superviviente, de a saber qué. Muy bien.

    Ahora que no votamos en Triple C estoy más despistado sobre los relatos que se presentan, aunque compruebo que el nivel es el mismo o incluso mejor. Te salió redondo.

    Por cierto, si me lo permites, te quería hacer una corrección. Yo pondría Dios en mayúsculas.

    Un abrazo, Artista.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto, exentos de la obligación de votar es fácil que se nos pase alguno de los micros presentados.

      Acepto de buen grado tu sugerencia, Nicolás. Muchas gracias :-)

      Un beso.

      Eliminar
  7. La luna arropándole... sólo da más frio.
    Buena imagen, Luisa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Verdad que sí?

      Gracias, Luisa.

      Un beso.

      Eliminar
  8. Bello texto, MJ a pesar de la tristeza de lo que cuenta. Me gusta mucho esa sensación de final que lo impregna.


    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La frase inicial no daba para muchas alegrías, Elysa.

      Un beso.

      Eliminar
  9. ¡Hermoso texto!
    Obscuridad y tristeza se perciben en cada letra tuya, pero aun así me ha encantado :)
    Que gusto leerte!

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro un montón.
      Gracias, Ginza.

      Un abrazo.

      Eliminar
  10. Qué imagen tan tremend y qué bien descrita. Es casi poesía triste.
    Un abrazo, MJ.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es como imaginé la noche más negra. Era irremediable que el texto se impregnara de tristeza.

      Un abrazo, Miguelángel.

      Eliminar