viernes, 30 de noviembre de 2012

Condena


Ya lo decía mi madre: -"¡Hija, espabila! ¡Siempre estás pensando en las musarañas!" Y tenía razón. Siempre andaba yo distraída, tropezándome con todo.
Así fue como conocí a mi ex: un tropezón tonto que me duró seis años, tres meses y un día.

26 comentarios:

  1. Lo del tropezón tonto es porque tú te tropezaste y el tonto era él, ¿verdad?

    ResponderEliminar
  2. Hay tropezones que dejan profunda huella.
    No sé yo si los años nos curan...Creo que las musarañas crecen.
    Me gustan tus letras.
    Un abrazo, MJ.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El que nace soñador...
      Gracias, Juglar.

      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Genial MJ, menudo tropezón, ay, más de uno lo ha dado, debe ser que todos andamos algo despistados, o que las musarañas nos envuelven de tal forma que no sabemos lo que hacemos aunque aunmenten los años.

    Un abrazo y, como siempre, eres una artista.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro, ¿quién no ha tropezado alguna vez en la vida? :-)

      Un besote, Yashira.

      Eliminar
  4. Hay tropezones, incluso, que duran toda la vida...
    Y a más de uno nos has tocado, como dice Yashira. Quién no ha tenido un tropezón de esos...

    Un abrazo, MJ. Una alegría volver a leerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto, Sara. Debemos procurar no tropezar dos veces en la misma piedra ¿verdad? ;-)

      Un besito.

      Eliminar
  5. Jajjajaj si que es despistada si.Espero que espabile y deje de "tropezar"

    Besos desde el aire

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso espero yo también, Rosa :-)

      Un beso.

      Eliminar
  6. Un micro lleno de la dureza ácida de su verosimilitud, MJ. Otro tropezamos y estuvimos revolcados en el fango muchos más años. :-)

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde las nubes se pierde la perspectiva de la realidad. Pero más vale tarde que nunca :-)

      Un abrazo, Pedro.

      Eliminar
  7. Jaja ---MJ, no hay nada como tropezar, para que te cambie la vida en un momentito. Como siempre miro al suelo ...jiji ... tropiezo poquitas veces, ¡aunque no estoy libre de los charcos ocultos bajo las baldosas! ¡y esos sí que embarran!. Es peor lo que no se ve a simple vista.

    Un besote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ja ja, ya lo creo, Laura. La falsedad es difícil de detectar.

      Un beso, guapa.

      Eliminar
  8. Lo importante es si supo levantarse sin apenar magulladuras, o sea, rectifico, aún más importante es saber caer.

    Un abrazo, MJ.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te dedico este palíndromo, Miguelángel:
      REA CAÍ, ¡BASTA, PAT! SABÍA CAER ;-)

      Un abrazo.

      Eliminar
    2. Gracias, MJ, guapísima. Si lo llego a saber, hago un esfuerzo vengo antes. Hija, es que no sé que pasa con el tiempo, que casi se acaba antes de que empiece...

      Eliminar
    3. Habría que inventar los días de 30 horas ¿verdad? Y aún así, nos seguiría faltando tiempo.

      Otro abrazo, Miguelángel.

      Eliminar
  9. MJ, y es que hay que mirar por donde camina uno que los tropezones son tontos y algunos dejan huella. Original vuelta de tuerca a este juego de doble sentido.

    Un abrazo, Artista.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy de acuerdo, Nicolás: hay que vivir la realidad, pero sin dejar de soñar.

      Un abrazo.

      Eliminar
  10. Y menos mal, porque hay tropezones que duran toda una vida. Muy ingenioso, MJ !!!
    Un fuerte abrazo y muchos besos !!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Habrá que mirar más al suelo :-)

      Un abrazote, Atenea.

      Eliminar
  11. Un comienzo ligero para un final agridulce que me ha hecho recordar algunos tropezones.
    Ojalá no le pase como al de la canción y tropiece dos veces con la misma piedra.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay, Ana! Somos tan burros que no aprendemos con el primer tropezón :-)

      Un beso.

      Eliminar
  12. Bueno, si no le dejó cicatrices profundas, no terminó mal.

    Un beso,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El tiempo es el mejor bálsamo para las heridas, Esperanza :-)

      Un beso.

      Eliminar