martes, 27 de mayo de 2014

Ingratitud


Los días de lluvia me duele el ojo que no tengo; ese que me saqué como prueba irrefutable de mi amor por ti.
Será que echa de menos las lágrimas que no pudo derramar cuando te fuiste.

8 comentarios:

  1. Esa dulzura sadomasoquista se deja caer en la lagrima melodramática final de una manera sorpresiva.

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. MJ, el amor no necesita de tales prebendas para que sea sincero, o sí, no sé. Lo que sí puedo afirmar es que en tu microrrelato quedó muy poético y muy sentido.

    Un abrazo, Artista.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Nicolás por tus palabras.

      Un abrazo.

      Eliminar
  3. No llores tú, mi niña, por ningún ingrato y sigue escribiendo así de bonito.

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Espe. Lo intentaré ;-)

      Besotes.

      Eliminar
  4. Vaya con los miembros fantasmas y los sentimientos reales.
    Cuantas lágrimas, de mentira y de verdad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lágrimas al fin al cabo.

      Un abrazo, Luisa.

      Eliminar