domingo, 9 de septiembre de 2012

Sueños azules

Desde que me crecieron alas, vivo en una nube, lejos de la realidad mezquina que asola la Tierra.

A menudo sobrevuelo los mares, lugares felices de otro tiempo que me atraen como cantos de sirena, pero yo, cual Ulises, me resisto.

28 comentarios:

  1. Vivir en una nube es una forma, inteligente, de sobrevivir...
    Un abrazo, MJ.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin perder del todo el contacto con la realidad, soñar es algo necesario.

      Un beso, Juglar.

      Eliminar
  2. Precioso. El texto y la imagen que elegiste.
    saludillos

    ResponderEliminar
  3. Eres muy grande en las distancias cortas MJ ;-)
    Gran pequeño relato.
    Un abrazote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿No será que me miras con lupa? ;-)
      Gracias, Rapso. En nada estamos combatiendo de nuevo.

      Un abrazazo.

      Eliminar
  4. Al ver la foto por ahí he llegado hasta aquí, cómo me gustan tus sueños azules, eres una maga con las palabras MJ...

    Besicos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Cabopá. Eres muy amable :-)

      Un beso.

      Eliminar
  5. MJ, qué sencillo lo haces, el mostrarnos un sueño que resulta tan bonito, que ojalá fuese real. Es muy visual y con poesía.

    No se te resiste nada, y en casi todo, luces excelente.

    Un abrazo, Artista.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué gran persona eres, Nicolás! Pura generosidad.
      Un millón de gracias.

      Y un fuerte abrazo.

      Eliminar
  6. Hacer que te crezcan alas es otra forma de escapar. Por desgracia eso no cambia la realidad.

    Otro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego que no cambia nada, pero a veces es necesario evadirse de la realidad para que no nos aplaste.

      Un abrazo, Miguelángel.

      Eliminar
  7. La verdad es que a veces es imprescindible soñar, escapar de todo lo que nos rodea.
    Dejarnos llevar a otros lugares donde poder respirar un poco de paz interna.

    Besitos mediterráneos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay que tener sueños siempre, Gala. Una vía de escape, un refugio donde nada ni nadie pueda hacernos daño.

      Un besote.

      Eliminar
  8. Es necesario, a veces, subirse a una nube y olvidarse del mundanal ruido.
    Besos, MJ !!!

    ResponderEliminar
  9. Con este micro nos regalas todo un mundo ficcional, MJ, para que dejemos volar nuestra imaginación y nuestros deseos.

    Me gusta el contrapunto entre la máxima libertad y ese resistirse a la tentación de volver. Libertad y resistencia. Genial.

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gusta la forma en que exprimes los textos para sacarles todo el jugo.
      Gracias, Pedro.

      Un abrazo.

      Eliminar
  10. Creo que cuando te dejas crecer alitas y sobrevuelas océanos, la realidad que vives cambia drásticamente. Digamos que obtenemos un punto de fuga a través del cuál vemos la estampa muy diferente.

    Es difícil y requiere práctica : se llama imaginación. Tal y como esta tuya que tan bien plasmas en tus micros.

    Un abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Oh, muchas gracias, Laura! Tú tampoco vas mermada de imaginación :-)

      Abrazote.

      Eliminar
  11. Y es que estando en tan hermoso paisaje ¿cómo podría uno buscar por otros lares? :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto, Gabriel. Bajar al mundo real no apetece demasiado.

      Un abrazo.

      Eliminar
  12. Buena participación, MJ con estos Sueños azules tan evocadores.

    Besitos

    ResponderEliminar
  13. Cuando dejamos crecer nuestras alas y sobrevolamos nuestras miserias empezamos a resurgir de nuestras propias cenizas.

    Muy bonito, MJ, muy bonito.

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde arriba se tiene otra perspectiva distinta de las cosas, claro que sí.

      Un abrazo, Esperanza.

      Eliminar
  14. De azul a azul y no me tiro aunque me toque. Lo que pasa es que quizás sea mejor luchar contra esa realidad mezquina, como hace la autora.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por supuesto que hay que luchar para intentar cambiar la jodida realidad que nos asfixia. Con lamentos y brazos cruzados no se consigue nada.

      Un abrazo, Ximens.

      Eliminar