viernes, 23 de marzo de 2012

Inevitable

Murió ahogado.
Tendía a beber más de la cuenta.















38 comentarios:

  1. De todas formas hubiese muerto de pena.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La pena es la que lo mató.

      Un beso, Imilce.

      Eliminar
  2. Beber no ahoga las penas, nos ahoga a nosotros. Un beso.

    ResponderEliminar
  3. MJ, genial hiperbreve. Como reza el titulo no cabía otra muerte más que esa.

    Un abrazo, Artista.

    ResponderEliminar
  4. Un suicidio lento, muy lento.
    Muy buen hiperbreve MJ.

    Besos desde el aire

    ResponderEliminar
  5. Ya quisiera más de uno que el hígado llevara incorporado un buen flotador.

    Un abrazo, guapa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y el alma acorazada.

      Un abrazo, Gloria.

      Eliminar
  6. Sospecho que murió ahogado en el dolor que lo impulsó a beber...

    Un beso, MJ

    ResponderEliminar
  7. Quería ahogar las penas y el que acabó ahogado fue él. Una muerte anunciada, y sus penas le acompañaron hasta el final.
    Muy bueno, MJ!!!
    Abrazos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un resumen muy acertado, ATENEA.

      Abrazos.

      Eliminar
  8. Hola pues creo que fue una muerte elegida, en su ahogamiento fue más feliz que en toda su vida para olvidar. Un saludo.

    ResponderEliminar
  9. Un "corto" a la mandíbula del lector. ¡Me parece excelente, MJ!
    Un beso.

    ResponderEliminar
  10. Inevitable....jejeje. Hay un dibujo que queremos sacar en un librillo que le viene al pelo, ya te lo enseñaré...

    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encantaría verlo, Juanlu :-)

      Un abrazo.

      Eliminar
  11. Buen nanorrelato. ¡Qué pena que no llevara flotador!.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ni con flotador, Laura. Era inevitable.

      Un beso.

      Eliminar
  12. Es lo que tiene ahogar las penas que al final las penas nos ahogan a nosotros.

    Estupendo nanorrelato.

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  13. Un hiperbreve afilado, MJ, de los que te dejan una herida abierta. Me trajo a la mente la muerte de W. Houston. Estas historias siempre acaban así.

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Salvo raras excepciones, siempre acaban muriendo ahogados. Es su sino.

      Un abrazo, Pedro.

      Eliminar
  14. Cuando alguien elige por compañia a la bebida, sabe cual sera su final.Es una muerte lenta pero segura. Un bessito

    ResponderEliminar
  15. Muy cierto, que lastima que sea así

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una pena, pero es así.

      Un beso, Ginza.

      Eliminar
  16. Detrás de un bebedor siempre existe una historia paralela. Una razón, un dolor, una pena, un corazón buscando olvido, un pretexto o lo que fuera. El licor extremo, siempre será refugio de los que en cada borrachera sienten escaparse de esa realidad que viven y el precio que pagan por ello (el alcoholismo) es un final largo y triste, donde la muerte muchas veces solo es el tiro de gracia de un ser que ya hace tiempo dejó de vivir.

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un drama impactante.

      Saludos, Juan Carlos.

      Eliminar
  17. Pensaría: para ahogar las penas, me ahogo yo y acabo antes. Bromas aparte, un nanorrelato duro, MJ.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tan duro como real, Miguelángel.

      Un abrazo.

      Eliminar