viernes, 17 de agosto de 2012

Amor de padre

El pequeño cíclope estaba triste porque no era capaz de ver el mundo con nitidez. Afligida, la madre oraba. Su padre, más práctico, entró en la biblioteca y, tras consultar un tratado sobre Óptica, le fabricó un monóculo.

26 comentarios:

  1. Pues yo que he sido miope y ahora ya empiezo a usar gafas de cerca (mecachis), con gafas tampoco he visto muchas cosas con la nitidez que me gustaría.
    Dicho esto, me alegro de que el padre entrase a solucionar porque lo de rezar no acabo de verlo una solución, no.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para cada problema existe una solución (o varias).

      Un abrazo, Luisa.

      Eliminar
  2. ¡Qué bueno, MJ! ¡Cuánta ternura encarnada en un cíclope, ser que siempre he imaginado fiero y cruel!

    No dejas de sorprenderme.

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estas criaturas también tienen su corazoncito, Pedro.

      Un abrazo.

      Eliminar
  3. muy bueno y la foto estupenda y original

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esta foto la encontré en Internet. Me pareció la idónea para ilustrar este micro.

      Saludos, Beatriz. Bienvenida.

      Eliminar
  4. Juas,juas..........que bueno. Al ver la foto, no sabía de que se trataba.
    Al leerlo, despejé la duda.
    Manaña, si no hay novedad, me iré para las Ojedas.........Echaré de menos tu
    ingenio.
    Bss Pe.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buen viaje, Ro.
      Ya te llamaré algún día.

      Un besazo.

      Eliminar
  5. Yo uso anteojos desde... ni me acuerdo! Creo que nací con ellos puestos! Me encantó, MJ.
    Beso grande!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encanta la palabra: anteojos. Por aquí se utiliza más: gafas.

      Un beso, Sandra.

      Eliminar
  6. Jeje, aunque sean agresivos, los padres no dejan de ser padres.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Solo los padres sabemos lo que se puede ser capaz de hacer por ellos :-)

      Un abrazo, Ximens.

      Eliminar
  7. Jajaja, qué tierno ha resultado el ogro. Pero como dice Ximens, los padres no dejan de ser padres.

    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es, Elysa. Tiene algo que ver con la continuidad de la especie :-)

      Un beso.

      Eliminar
  8. La necesidad (cíclopes o no) es la madre de la inventiva, más aún si es un hijo quien de la ayuda necesita.
    Aprecio mucho tu creatividad y buen gusto, para dar vida a tan bonito y tierno relato.
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Juan Carlos.
      Un placer verte por aquí.

      Saludos.

      Eliminar
  9. Con las gafas siempre nos queda un detalle que no vemos a simple vista...

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este pequeño cíclope no quiere perderse ni un solo detalle :-)

      Un saludo, Alejandro.

      Eliminar
  10. Qué bien manejada la trama con una frase: "su padre más práctico"... y cambia el tono, el ritmo, el sentido.
    Mi enhorabuena, MJ.

    Besoooos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Petra. Me alegra mucho que te haya gustado :-)

      Un besote.

      Eliminar
  11. Me encanta este relato. Siempre me han gustado los cíclopes, a pesar de lo grandullones que son, son unos seres que me resultan entrañables.
    Un abrazo, MJ !!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso me ocurre a mí con estos personajes, ATENEA. No puedo dejar de ver su lado tierno :-)

      Un beso.

      Eliminar
  12. Un padre atento y manitas. Muy tierno MJ.

    Besos desde el aire

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como debe ser un padre amantísimo :-)

      Un besote, Rosa.

      Eliminar
  13. De vuelta de vacaciones retomo las visitas a tu casa y me encuentro este micro divertido y original.
    Ahora mismo doy marcha atrás y recupero los relatos anteriores.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Encantada de tu vuelta, Ana.
      Gracias por venir a leerme :-)

      Un beso.

      Eliminar