domingo, 5 de agosto de 2012

Delirios de grandeza


La hormiga rebelde abandonó la fila justo antes de que un pisotón acabara con todas las demás. Desconcertada, pero feliz, emprendió el camino hacia un lugar nuevo. Allí sería la reina.

16 comentarios:

  1. Como siempre, MJ, me cautivas con ese uso excelente de la ironía crítica.

    Me has llevado a pensar en lo fácil nos resulta transitar desde la rebeldía al deseo de poder.

    ¡Formidable micro!

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De la rebeldía al ansia de poder sólo hay un paso.

      Un abrazo, Pedro.

      Eliminar
  2. Y para ser la Reina, deduzco que otras rebeldes que guardaban fila tras ella, decidieron seguir sus pasos, pues no se puede ser reina en un país sin súbditos ¿o sí es posible? ... ¡menudo delirio que llevo yo también!.

    Un beso MJ, ¡viva las hormigas!. Me gusta cómo trabajan.

    ResponderEliminar
  3. Mj te dejé mi comentario en el Microrrelatista, pero también estoy aquí, me ha gustado mucho. Esa rebeldía tan afortunada. Y por lo que se ve la hormiga lo tiene muy claro, piensa ella fundar su propio hormiguero. Muy lanzada, sí.

    Besos desde mi mar.

    ResponderEliminar
  4. Está claro, quien escapa del rebaño, arriesga. Lo único a considerar es no subir apoyándote en las cabezas ajenas. Y es obvio que el pie no era de ella.
    Un abrazo, MJ.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, el pie era ajeno :-)

      Un abrazo, Miguelángel.

      Eliminar
  5. Una retirada a tiempo es una victoria.. Sabia y emprendedora hormiguita !!!
    Genial, MJ !!! Me encanta tu forma de transmitir con las palabras justas y necesarias.
    Besos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te guste, ATENEA.

      Un beso.

      Eliminar
  6. No sé, pero me veo que pronto sea parte de otra fila aplastada.

    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Jajaja! Pues no te digo que no, Elysa. Es lo que tiene ser una hormiga.

      Un abrazo.

      Eliminar
  7. No hay nada peor que soñar con la espalda mojada, como dijo el poeta urbano.
    La Boca del Ello

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mejor soñar con la espalda mojada o doblada o dolorida que no soñar. Sin sueños ¿qué es la vida?
      Gracias por comentar, Anónimo orgulloso.

      Saludos.

      Eliminar
  8. Hay quien prefiere ser cabeza de ratón a... Es lo que tiene ser animales gregarios.

    Una perta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En todos los grupos hay una 'oveja negra' :-)

      Saludos, Cortacuentos.

      Eliminar