domingo, 4 de noviembre de 2012

Vecinos


Huyendo de los molestos vecinos, se fue a vivir al campo. Allí, con el cementerio al lado, los fantasmas no tardaron en darle la bienvenida.

20 comentarios:

  1. Yo también tengo vecinos-fantasma, y vivo en plena ciudad.

    Otro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Y quién no? ;-)

      Un abrazo, Migueángel.

      Eliminar
  2. O sea que no mejoró su situación o sí, los fantasma no suelen ser escandalosos.

    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues mucho me temo que no mejoró mucho su situación, no.

      Un beso, Elysa.

      Eliminar
  3. Brillante finalista, MJ. Como siempre, impecable en las distancias cortas.
    Besotes.

    ResponderEliminar
  4. Entonces ganó porque preferible los fantasmas a los vecinos molestos. Felicitaciones, MJ! Saludos van

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Je je, no creas, los fantasmas también saben ser molestos si se lo proponen.

      Un beso, Sandra.

      Eliminar
  5. Es lo que tiene el campo ...que todo anda más suelto... aunque como bien te apunta Miguel Angel, hay una "especie vecinal" que es más de campo - por los fantasmas - que de ciudad. ;)

    ¿Has sido finalista?, pero no lo has puesto ¿no?.

    Besotes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay mucho fantasma en todas partes, Laura :-)

      Y sí, fui finalista, pero me dio un ataque agudo de modestia ;-)

      Un abrazo.

      Eliminar
  6. Son mejores vecinos los fantasmas de verdad que los vecinos que ejercen de fantasmas. Buena elección, en el campo todo es natural.
    Muy bueno, MJ !!!
    Besazos !!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si te soy sincera, no sé si yo sería capaz de ir a vivir al lado de un cementerio ;-)

      Un besote, Atenea.

      Eliminar
  7. Ni en el campo se libra una de los molestos vecinos.
    Los fantasmas al menos son más silenciosos no?


    Besos mediterráneos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay, chica, pues no lo sé; de momento no he tenido el gusto de conocer a ninguno ;-)

      Un besazo, Gala.

      Eliminar
  8. No hay que temer a los muertos, hay que temer a los “vivos”. Preferible de vecino un “fantasma sin cabeza”, antes que un “vivo sin-vergüenza”.
    Como siempre, me gustó tu relato, ágil y divertido.
    ¡Saludos cordiales!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uy, uy, no sé que decirte.

      Gracias, Juan Carlos.

      Un abrazo.

      Eliminar
  9. jeje, pobre hombre, si no es el olor de barbacoa del acosado son los fantasmas, claro que a quién se le ocurre, junto al cementerio. Parece mentira que en 140 entre tanto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso digo yo, mira que ir a vivir justo al lado del cementerio, con lo grande que es el campo.

      Un abrazo, Ximens.

      Eliminar
  10. Vecinos, vecinos, vecinos... al parecer siempre están allí para molestarnos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los hay molestos, muy molestos.

      Saludos, Felipe.

      Eliminar