jueves, 22 de noviembre de 2012

Contigo, pan y cebolla

Estaba enamorado, ¿cómo no reír ante aquel plato de lentejas carbonizadas?
"Con el tiempo aprenderá a cocinar", pensaba yo con esa bendita ingenuidad de recién casado.

Pero han pasado diez años y de aquel amor sólo quedan las cenizas y un inconfundible olor a chamusquina.



20 comentarios:

  1. Qué pena que este micro huela tanto a realidad. Un desarrollo redondo desde las lentejas cabonizadas a las cenizas del amor.
    Besos, MJ.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Real como la vida misma, es cierto.
      Gracias por pasarte y comentar, Petra.

      Un abrazo.

      Eliminar
  2. MJ,pasados los años si el "experimento" ha salido mal, entonces es sencillo atar cabos y llegar a la conclusión de que no debería haber pasado aquello, o ya apuntaba la cosa a..., pero como la vida no es una ciencia cierta, solo nuestros sentimientos son los que nos sirven de guía.

    Un fuerte abrazo, Artista.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, Nicolás. La vida no es una ciencia exacta.

      Un abrazo.

      Eliminar
  3. De la cotidianidad a la espiritualidad, buen recorrido MJ, buen micro.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Resumen certero el tuyo, Paloma :-)

      Un beso.

      Eliminar
  4. Formidable esbozo del tránsito de la ilusión al desamor, MJ; de cómo somos capaces de llegar a las cenizas y de lo triste que se vuelve todo cuando sólo huele a chamusquina.

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  5. Que el amor era ciego, lo sabía. Que vende imposibles, también. Pero, que hiciera reír ante un plato de lentejas carbonizadas, no. Bromas aparte, me gusta y disfruto todo lo que escribes, me encanta esa voz propia, ese sello personal que imprimes a todos tus escritos. Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues muchas gracias, Isabel. ¡Menudo piropazo!
      Me has alegrado el día :-)

      Un abrazo.

      Eliminar
  6. Olor a chamusquina? Pues si que se quemaron bien quemadas las lentejas.

    Es que con ese comienzo tan malo, se podía prever un final terrible, sobre todo si el pobre hombre era un tragón.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya sabes cómo huelen las lentejas cuando se queman. Ese olor permanece en el ambiente durante mucho tiempo ;-)

      Un beso, Gloria.

      Eliminar
  7. Si el viento no sopla a tu favor hay incendios que no hueles hasta que los tienes encima y ya no te puedes librar de sus llamas.
    No te han hecho falta más de 45 palabras para describir el fracaso de un amor.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Anda! y las has contado, je je.
      Gracias por tu comentario, Ana.

      Un besote.

      Eliminar
  8. Vaya, vaya, así que andas justando, quien sabe si nuestras plumas llegarán a cruzarse. Buen micro, María José, con su punto de melancolía y su punto de humor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que conste que trataré de esquivarte hasta donde pueda; más que nada por puro instinto de supervivencia ;-)

      Un abrazo, lun... Elisa.

      Eliminar
  9. jeje somos muchos por esos lares justeros :-) Me gusta esa justificación de los errores que todos hacemos al inicio de una relación y después... depende cómo nos vaya el baile
    saludillos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al principio de una relación no somos capaces de ver errores ni defectos en el otro. De ahí la frase: el amor es ciego ;-)

      Suerte en las justas, Puck.

      Un abrazo.

      Eliminar
  10. Mariajo, me llevo este micro a El Microrrelatista.
    Me alegro de volver por aquí.
    Un beso

    ResponderEliminar
  11. ¡Cuánto tiempo! Gracias por volver a visitarme, Tor. Llévate lo que gustes.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar