miércoles, 9 de mayo de 2012

Desencantados

Se entrenaban para estar muertos. Con la derrota enquistada en sus ojos, daban puñetazos al aire como el púgil que se sabe perdedor antes de comenzar el combate. Sin sueños, la vida se apaga. Y ellos, hacía tiempo que dejaron de soñar. Pero aún les quedaba dignidad para morir con las botas puestas.

34 comentarios:

  1. Me ha gustado tu micro de perdedores, porque... me gusta que aunque se sepan perdedores todavía tengan agallas y valor como para hablar de ello, no todo el mundo lo tiene.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ante todo que nos quede la dignidad.
      Gracias, Luisa.

      Un beso.

      Eliminar
  2. Desencantados, perdedores pero con dignidad. A nadie le gusta que la vida se apague pero, si hay que hacerlo, que sea con las botas puestas, no? Muy, muy bueno, MJ! Saludos van!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto, con las botas puestas.
      Gracias, Sandra.

      Un beso.

      Eliminar
  3. MJ, los que se saben derrotados antes de iniciar la lucha, los que perdieron las batallas, todos ellos no suelen acabar bien. Su vida se marchita.

    Muy bien reflejado ese estado de ánimo de los perdedores.

    Un abrazo, Artista.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los perdedores también tienen dignidad.
      Gracias, Nicolás.

      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Totalmente desalentados antes de comenzar, perdedores seguros, buen relato MJ,

    Un abrazo desde mi mar,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Perdedores, sí.
      Gracias, Yashira.

      Un besote.

      Eliminar
  5. Renunciar a los sueños es empezar a morir lentamente. Me gusta cómo reflejas a los seguros perdedores, pero con ánimos todavía de luchar hasta el final.
    Muy bueno, MJ !!!
    Besos !!!

    ResponderEliminar
  6. Exactamente, ya que, que se sepa, sólo se muere una vez, pues que por lo menos sea con la mayor dignidad posible.

    Estupendo como siempre.

    Besos tulipanes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es, Toñe.
      Gracias, guapa.

      Besos olivos ;-)

      Eliminar
  7. Aunque se pierda hay que morir con las botas puestas

    Besos desde el aire

    ResponderEliminar
  8. Dejar de soñar es lo peor que te puede pasar en vida. Por otro lado, siempre hay que saber despedirse con elegancia.
    Un abrazo.

    PD. Dios, que cursi me ha quedado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Jajaja! De cursi, nada. Es la pura verdad, Miguelángel.

      Un abrazo.

      Eliminar
  9. Me ha gustado mucho MJ. Es importante elegir la dignidad hasta el final.

    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si hay que morir que sea con dignidad ¿no crees, Elysa?

      Un besote.

      Eliminar
  10. Que buen texto, aun sin ninguna oportunidad seguir luchando, por honor, dignidad o lo que sea.
    Siempre habrá algo bueno al final cuando damos todo.

    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces la suerte da un giro inesperado y nos salva :-)

      Un besote, Ginza.

      Eliminar
  11. No conozco mejor forma de morir que con las botas puestas. Nunca dejemos de soñar. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya lo decía Calderón: "La vida es sueño" :-)

      Un beso, Mar.

      Eliminar
  12. La dignidad es una de esas palabras que cada uno define a su manera.
    Besos, MJ

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, pero el concepto de dignidad es el que es para todo el mundo. Algo que se tiene o no se tiene.

      Un beso, Tor.

      Eliminar
  13. Defender la dignidad : precepto número UNO de la condición humana. El resto es cuestión de necesidades vitales....

    Perfecto micro que debiera haber sido tenido en cuenta en los tiempos que corren. ¿Por qué no murieron con los guantes puestos? ...

    Un beso digno. ;)
    Abrazos también.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Jaja! Lo de los guantes es secundario ¿no crees, Laura?

      Un beso y un abrazo.

      Eliminar
    2. Pues claro que sí. Totalmente secundario ...era broma ...

      Eliminar
  14. Este relato es un poco palíndromo, como se puede vivir para soñar que se está muerto. Cómo se puede estar muerto y seguir con las botas puestas esperando morir. Es broma, pero el relato retuerce la mente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aún no están muertos.
      Una lectura enrevesada la tuya, Ximens ;-)

      Abrazos.

      Eliminar
  15. No podemos consentir que se apaguen los sueños, es lo único que nos mantiene “vivos” pero muchas veces abandonamos antes de tiempo. Un bessito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto, MEN. Sigamos soñando :-)

      Un beso.

      Eliminar
  16. Porque sí, tienes en mi blog, un regalillo.
    saludos, Luisa

    ¡Guapa!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Paso a recogerlo ahora mismo, Luisa.
      Muchísimas gracias por acordarte de mí :-)

      Un abrazo.

      Eliminar