martes, 12 de junio de 2012

Dolor contenido

Un mar de lágrimas no derramadas amenazaba con anegar aquel corazón atribulado... 
Urgía aprender a llorar.

42 comentarios:

  1. Contener el dolor no es casi nunca el mejor sistema, parece que si lo llevamos dentro pesa más.
    Personalmente prefiero expulsarlo de mi cuerpo,las lágrimas limpian con ese toquecito de sal muchas de las penas... aunque a veces parece que no se acabarán jamás.

    Ya echaba de menos tu casa... voy a leer las anteriores.

    De momento te dejo en esta mis besos mediterráneos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El dolor contenido es como una olla a presión. Las lágrimas serían la válvula para que no explote.
      Me alegro verte de nuevo, Gala :-)

      Un besazo.

      Eliminar
  2. Sí, porque todas las lágrimas de desamor se almacen en él.

    Muy bonito MJ; muy triste también.

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, Paloma.
      Gracias, bonita.

      Un beso.

      Eliminar
  3. Querida María José:

    El dolor es un misterio universal e inevitable que sobrecoge y desconcierta al ser humano. Con frecuencia se proponen fórmulas más o menos anestésicas - resignación pasiva, escapismo, anulación de la voluntad...y por qué no, algo tan difícil para algunos, como es llorar -; pero en ningún caso resuelven las preguntas que todo hombre se hace: ¿ Qué sentido tiene el sufrimiento ?
    De cada uno depende que su dolor sea de agonía o de parto. El dolor no se puede impedir, pero sí se puede lograr que no nos aniquile. El sufrimiento sólo puede tener sentido si es relativo. ¿ Es excesiva la esperanza en la transformación del sufrimiento en alegría ? Es, desde luego, una eleveda esperanza, pero cuenta con la mayor garantía imaginable: el futuro.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El dolor forma parte de nosotros, amigo mortal. Cada cual debería saber cómo mitigarlo.

      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Un corazón lleno de lágrimas, es un corazón oprimido. Las lágrimas limpian y sanan.
    Me han gustado tus micros de tu participación en las justas, siento estar tan retrasada en mis lecturas, tarde pero llego. :)

    Besazos desde el aire

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, ocupadísima Rosa :-)

      Un besote.

      Eliminar
  5. Urgia aprender a llorar!!! (la gran frase esperanzadora).
    Desde el momento en el que se reconoce y se acepta la deficiencia: "no sabe llorar", ya es un paso adelante, importante. Se está más cerca de la solución. Y casi todo tiene solución, aunque haya momentos en los que no lo creamos.

    Un beso y una sonrisa:)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto, Petra. Es la válvula de escape :-)
      Gracias por leerme.

      Un beso.

      Eliminar
  6. MJ, precioso y contundente hiperbreve. El que no sabe llorar o no lo practica corre el riesgo de convertirse en un globo repleto de agua y explotar un día sin remedio.

    Llorar es parte de la vida y cuando se necesita hacerlo, no hay que dudarlo.

    Me gusto mucho.

    Un abrazo, Artista.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay personas muy lloronas y otras que no lloran nunca. Personalmente, creo que una buena llorera ante cualquier disgusto, dolor o infortunio, te dejan como nueva :-)

      Un abrazo, Nicolás.

      Eliminar
  7. En este breve, la fuerza cae sobre "urgía aprender" Muy, muy bueno, MJ!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, ahí está el meollo.
      Gracias, Sandra.

      Un abrazo.

      Eliminar
  8. Y tanto que hay que llorar para ser más naufrago.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Luisa, ya veo que te has equivocado (no me cuadraba :-)

      Eliminar
  9. Voy a repetir que he escrito lo contrario de lo que quería:
    Y tanto que hay que llorar para No ser más naufrago

    ResponderEliminar
  10. Qué pena no saber llorar!
    Muy bonito, mucho.
    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Debe de ser muy triste no saber llorar, sí.

      Un beso, Ana.

      Eliminar
  11. La última frase es muy rotunda, tiene mucha fuerza. Bellísimo. Un beso.

    ResponderEliminar
  12. Extraordinario, M.J.

    Ese "Urgía aprender a llorar" casi es un hiperbreve en si mismo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Agradezco tu calificativo, Pedro :-)

      Un abrazo.

      Eliminar
  13. Qué cierto, MJ, qué cierto. El llanto que no sale anega el corazón, u otros órganos vitales. Muy bueno.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lloremos pues, para que no se nos inunde el corazón de pena. Y después... ¡¡Riamos!! :-)

      Un abrazo, Miguelángel.

      Eliminar
  14. Las lágrimas no son en sí el remedio, pero nos ayudan a descargar el dolor.
    Muy bello este texto, MJ.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro que no son el remedio, Sara, pero sí muy necesarias ¿verdad?

      Un beso.

      Eliminar
  15. Es importante echar el dolor fuera y las lágrimas ayudan bastante.
    Bello y elegante texto !!!
    Besos, MJ !!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, ATENEA. Mejor reír que llorar, pero si hay algo que nos oprime el pecho, las lágrimas ayudan a descargarlo.

      Un besazo.

      Eliminar
  16. Muy bueno, Pe.
    "Las lágrimas, te limpian el alma y un alma limpia, es el mejor remedio contra la tristeza y el mejor aliado de la paz."

    ResponderEliminar
  17. Muy cierto, llorar trae alivio y descanso.

    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un desahogo importante.

      Besos, Elysa.

      Eliminar
  18. Cuando el dolor o la pena son intensos, pero la rabia, la vergüenza o el orgullo lo son más, el contener el llanto se asume como valentía (casi siempre absurda) que daña solo al que reprime su sentir. Se piensa que quien llora demuestra cobardía, sin tomar en cuenta que valiente no es el que no llora, sino el que no claudica. Cuando la adversidad sobrepasa nuestras fuerzas, vale llorar, lo que no vale es rendirse.
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo, Juan Carlos. Llorar, sí. Rendirse, jamás.

      Un abrazo.

      Eliminar
  19. ¿Qué pasa cuando estás demasiado asustado como para llorar?
    ¿Qué pasa si piensas que no sirve de nada? Vale; sí, te aligera emocionalmente y te alivia en cierto sentido porque descargas tensión, pero, ¿sirve para algo más?
    ¿De qué sirve llorar?
    Y estoy de acuerdo con lo de que la última frase es impactante.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y ¿qué más quieres? ¿no es suficiente el efecto válvula de escape?
      Está claro que llorar no soluciona los problemas, pero de alguna manera los aligera.
      Gracias por comentar, Anónimo.

      Eliminar
  20. Ay, si no fuera por las lágrimas...! Acabaríamos explotando.

    Me ha encantado tu microrrelato.

    Besos.

    ResponderEliminar
  21. Ah qué bonito. Me encantó ese cierre: preciso, directo y contundente.
    Gracias por compartir tus creaciones.
    Cariños.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti, por venir a leer y comentar, Daniel.

      Un abrazo.

      Eliminar