jueves, 14 de junio de 2012

Ruptura

Fue un corte limpio. Sin palabras malsonantes ni reproches.
-Ya no te quiero -me dijo- y salió de mi vida por la puerta de servicio.

26 comentarios:

  1. Qué bueno. A veces, duelen menos los insultos y los reproches que esas palabras tan frías.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego que sí, Aina. Esas palabras tan frías cortan como un cuchillo.

      Besos.

      Eliminar
  2. Siempre son mejores los cortes limpios.
    Para la recomposición de una misma las piezas encajan mejor.

    Besitos mediterráneos.

    ResponderEliminar
  3. MJ, contundente y casi preferible en muchas ocasiones en el que revolotear no hace bien a ninguno de los dos. Las despedidas cortitas y al pie.

    Me gustó tu hiperbreve.

    Un abrazo, Artista.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para estas cosas, lo mejor es ir directamente al grano.

      Besotes, Nicolás.

      Eliminar
  4. Las cosas claras y sin rodeos. Es mejor así. El dolor de la ruptura siempre es inevitable por muchas vueltas que se le dé.
    Besos, MJ !!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ajá! Opino lo mismo, ATENEA.

      Un besazo.

      Eliminar
  5. La fuerza de este micro está -toda- en la primera frase, que le hace distinto.

    Una forma fantástica de describir como deberían de ser todas las rupturas, MJ.

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es la forma más aséptica de romper cuando el desamor impera en la pareja.
      Gracias, Pedro.

      Un abrazo.

      Eliminar
  6. Como tiene que ser. Esto que has escrito, MJ, debería venir en un manual para rompimientos de amor, el manual de las buenas rupturas. Sí señor.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Jaja! Manual de las buenas rupturas... Me ha encantado tu idea, Miguelángel :-)

      Un abrazo.

      Eliminar
  7. Salio por la puerta de servicio porque era consciente de que ya no servía para nada, porque siempre se había considerado como un criado, para que ella pudiera tirar de la cadena (éste es otro servicio, obviamente),...
    Ahora me voy a quedar con la duda. Jope.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cualquier opción es válida, Luisa, puedes quedarte con la que prefieras :-)

      Un beso.

      Eliminar
  8. La limpieza del corte me insinuó : sangre. La ausencia de reproches : tranquilidad. La puerta de servicio me hizo pensar en la sumisión de una "criada", que ya no ama a quien quiso, y decide salir sin hacer mucho ruido.

    ¡Buen micro!, si todo fuera tan sencillo, las viviendas (todas) tendrían una sencilla puerta de servicio para estas ocasiones.

    Un besote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por más civilizada que sea la ruptura, nunca es fácil.

      Gracias, Laura.

      Un beso.

      Eliminar
  9. Touchè... Exactitud del 99 %. El 1 % de inexactitud fue porque era la puerta del garaje! Opa! Políticamente correcto porque hay dos hijos en el medio... Y no cuento más porque este micro ya dice bastante. Genial, MJ!! Besos van!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sandra, no sé qué decirte. Sólo que espero que lo hayas superado :-)

      Un besazo.

      Eliminar
  10. auch, aun así debe ser doloroso pero bueno, ya dice alguien que nada es para siempre :'(

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En una ruptura siempre hay dolor y una sensación de fracaso.

      Abrazos, Gabriel.

      Eliminar
  11. Aveces tiene que ser así de tajante para poder entenderlo. Duele pero ese es el punto desde donde partimos para olvidar y seguir adelante.

    ¡Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto. A partir de ese punto, la vida da un giro de 180 grados y marca el comienzo de una nueva etapa.

      Besos, Ginza.

      Eliminar
  12. Más claro y condunte ¡imposible!

    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como deben ser estas cosas, Elysa.

      Un beso.

      Eliminar
  13. Una ruptura limpia diría el mejor cirujano...
    Qué buena eres...
    Besicos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy limpia, pero al fin y al cabo no deja de ser una ruptura.

      Un abrazo, Carmen.

      Eliminar