sábado, 20 de octubre de 2012

Desayuno

En mi casa hay un duende graciosillo, que todas las mañanas vuelca mi taza y se muere de risa cuando mamá me da un pescozón.

22 comentarios:

  1. jejejeje y todos son así, habrá que hacerse de una forma de que vea lo que se siente ser objeto de burla ¿a que no? :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los duendes se divierten haciendo travesuras, si no no serían duendes :-)
      Un abrazo, Gabriel.

      Eliminar
  2. Jajajá...en mi casa hubo una época en la que debía haber una tribu de duendecillos ...aunque nunca les pillé con las manos en la masa.

    besos MJ ¡muy divertido!.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No hay quien los pille, Laura. Son listos y escurridizos :-)

      Un beso.

      Eliminar
  3. Aiiins, qué poco me queda a mí para tener que lidiar con esos duendecillos. Tan divertido como entrañable, MJ.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ja ja, deberás armarte de paciencia, Raúl. Sobre todo cuando se le derrame la sopa de 'fideos' ;-)

      Un abrazo.
      ¡Ah! y un beso para Rapsito.

      Eliminar
  4. Entrañable entrada. ¡Me hiciste sonreir!
    ...Y me encantan los duendecillos y sus travesuras.
    Un abrazo cariñoso, MJ.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Vaya! pues me alegro, Juglar :-)

      Un besote.

      Eliminar
  5. MJ, menudo amiguito se ha buscado que por sus fechorías luego recibe él las "caricias" maternas. Y es que hay que tener cuidado con las compañías a los que no se arrima.

    Un abrazo, Artista.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ja ja, un amiguito bastante gamberrete, desde luego.

      Un abrazo, Nicolás.

      Eliminar
  6. Ja, ja,ja..........que bueno, yo tb pasé por esa faceta.
    Las caricias, son cosas de madres........los pescozones, de abuelos ¿no?
    Bss Pe

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ja ja ja, es cierto, los pescozones y los combos del abuelo.

      Un besote, Ro.

      Eliminar
  7. ¡Cuántos duendecillos traviesos nos rondan! Es bueno tenerlos a mano para echarles las culpas de nuestras travesuras.
    Entrañable, MJ !!!
    Besos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo malo es que no cuela, Atenea :-)

      Un besote.

      Eliminar
  8. ¡Qué identificado me has hecho sentir, MJ! Soy hijo único y en mi casa pululaban los duendecillos. :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En ese caso, no había ninguna duda ;-)

      Un abrazo, Pedro.

      Eliminar
  9. Cuando yo era niño y me servían avena en el desayuno llegaba un duendecillo y volcaba mi taza. Recuerdo que mi padre no me creía y me reñía por ello, pero mi madre encontró la solución para espantar al intruso. Reemplazó la avena por una taza de leche y nunca más se apareció el duendecillo (Coincidencias de la vida o sabiduría de madre).
    He disfrutado mucho tu relato.
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un hecho que las madres son/somos adivinas, economistas, administradoras, psicólogas, enfermeras, cocineras, etc. ¡Cómo no van/vamos a ser sabias! :-)
      Me alegra que te haya gustado este minirrelato, Juan Carlos.

      Un abrazo.

      Eliminar
  10. Jejeje, yo creo que duendecillos de esos los ha habido siempre a lo largo de mi vida y los habrá.

    Un abrazo, MJ,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Suelen estar presentes en algún momento de nuestra vida, sobre todo cuando somos niños :-)

      Un abrazo, Miguelángel.

      Eliminar
  11. Cuando era niña esos duendecillos aparecían con las coles de bruselas y yo agradecida, muy agradecida...

    Jajajaja, me encanta, MJ

    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ja ja, y te tiraban el plato ¿verdad?

      Un beso, Elysa.

      Eliminar